leo-burnett-agencia-publi-ponunmiguelentuvida

Leo Burnett resucitará

Cuando uno se pone a buscar y estudiar la cara que dan al exterior muchas de las agencias de publicidad actuales, siempre parecen lugares cautivadores en lo que cualquier persona de a pie le gustaría pasar un día. Seguramente mucho más divertido que la típica excursión a una fábrica de galletas.

Todo influye en la impresión que logran causarnos: desde el mismo nombre hasta el más mínimo detalle de lo que les rodea, e incluso la personalidad con la que logran dotar a los anuncios que realizan. Es increíble cómo mantienen espíritus tan personales en cada una de sus creaciones aún siendo productos de la colaboración e implicación de muchas mentes que cambian con el tiempo.

Por eso, cuando uno se plantea elegir una agencia en la que trabajar, la cosa se complica. El primer motivo, es que estamos acostumbrados a que sean las agencias las que escogen, y se puede ser feliz y crecer en muchos sitios, pero si uno tuviera que elegir, seguramente estudiaría la personalidad que emana desde cada una de ellas buscando la que más se acerca a la naturaleza de uno mismo, o en la que parece que alberga mayor potencial de crecimiento como creativo, como copy, como diseñador… y como persona.

En este caso, y a sabiendas de que hay muchas agencias con una envidiable personalidad, quiero hoy destacar una por el “manifiesto” que una gran figura de la publicidad hizo en una charla camuflada de felicitación de navidad.

Seguro que si alguno de los que me leéis sois Burnetters, aspirantes a ello, o simples aficionados a la publicidad y su universo sabréis perfectamente a quién me refiero: Leo Burnett.

Leo Burnett

Para los que no estén al día, éste fue un inspirador e innovador genio enamorado de la publicidad, que desprendía y abogaba por un exquisito cuidado y extrema sensibilidad a la hora de escoger, desarrollar y dar forma a las ideas publicitarias, consiguiendo así grandes éxitos y el respeto de más que sus compañeros o empleados. Con un préstamo y una hipoteca sobre su propia casa, Leo fundó en 1935 Leo Burnett Company, Inc que tras más de setenta y cinco años es considerada una de las agencias de publicidad multinacionales gracias, entre otros factores, a que han sabido basar el éxito en la realización de un trabajo exhaustivo y minucioso abordado en equipo y desde el respeto a la creatividad y a la creación de un ambiente propicio.

Pionero en muchos aspectos relacionados con la organización del trabajo a nivel interno en una agencia de publicidad, Leo Burnett es, según la revista Time en su publicación de 1999, una de las 100 personalidades más influyentes de la historia reciente.

Para ayudar a entender los valores que transmitía y defendía, y su manera de ver las cosas, para mi fue revelador escuchar su charla-manifiesto-felicitación. Un todo en uno carente de desperdicio.

Amor por la compañía y por el trabajo bien hecho, que casi un siglo después no han pasado de moda y siguen sirviendo de inspiración a todos aquellos que tienen la suerte de trabajar en publicidad y portar el estandarte de aquellos valores como parte integrante de sus vidas.

 

You may also like

Leave a comment

dieciseis − 11 =