motivacion-laboral

Trabajar con pasión

¿Qué es la pasión?, ¿Cómo afecta la pasión en el trabajo? (y en la vida), y por último, ¿Qué hacer para sentirla día a día?.

Cuando hablo de pasión, una de las imágenes que me viene más rápidamente a la cabeza, es la de Rafael Nadal cuando marca un punto. Ese momento en el que levanta el puño frente a su cara y aprieta los dientes auto-motivándose por lo conseguido.

Aunque esto no es estrictamente la definición de pasión, este gesto para mi recoge toda la fuerza de quien se sabe merecedor de lo mejor por haber trabajado y por amar lo que hace.

Para explicarlo mejor y buscando en la todopoderosa Wikipedia, ésta dice que la palabra pasión en Wikipedia nos llega desde el latín, del verbo “patior“, que significa sufrir o sentir. La pasión se define como una emoción de fuerte sentimiento que engloba el deseo o entusiasmo hacia algo o alguien, o también como un vivo interés, afinidad o admiración.

Yo no sé vosotros, pero cuando me encuentro con gente que se apasiona en las diferentes tareas que desarrolla en la vida, me emociona y si tengo suerte me contagia. Me encanta compartir conversación con gente que se apasiona y que convierte lo que hace en algo auténtico, con alma y con extra de emoción.

Así que, respondiendo a la segunda cuestión, estoy muy seguro de que al igual que en cualquier ámbito de la vida, la pasión vuelve a las personas más tenaces y efectivas y que además son capaces, en el mejor de los casos y dentro de un buen ambiente donde la mejora tiene cabida (todos conocemos la existencia de ambientes tóxicos en los que hasta el más mínimo destello es castigado), de contagiarse como la pólvora en el resto de las personas que comparten espacio, proyecto o intereses.

En mi caso particular, la pasión es una consecuencia directa de mantener fuertemente anclado mi foco en objetivos determinados, y la misma continuidad sobre estos objetivos acrecenta el sentimiento de emotividad y entusiasmo que me permite sobreponerme a lo peores momentos de cada proyecto o situación. Sectores tan dinámicos como el del marketing y publicidad (y otros taaantos ) exigen un alto grado de compromiso y dedicación y aplicar un extra de pasión ayuda a que las dificultades pasen más suaves y las alegrías sean acrecentadas y recogidas para retroalimentar el espíritu de superación que nos permite crecer día a día como personas y profesionales.

Y bueno, ahora que vemos que la pasión es tan positiva (o eso me parece a mi), “sólo” queda ver cómo encontrarla y aplicarla en nuestro día a día. Aquí ya entramos en terrenos difíciles, porque dependerá de cada persona, de su actitud, de su momento vital, de su entorno… pero especialmente depende de las ganas que uno tenga de sentirla. Es como la motivación. Muchos buscamos la motivación, buscamos la pasión, oteamos el horizonte a ver si aparece como espejismo en alguna de las cosas que hacemos, y más valdría que en realidad la buscásemos en un espejo porque soy un firme convencido de que nada “nos motiva”, sino que somos nosotros mismos los que proyectamos ilusión, pasión, o motivación sobre lo que hacemos y vivimos.

– ¡Qué bien, si es cosa mía es fácil! – Dirán algunos sin alejarse de la verdad. Pero lo cierto es que a veces los peores “fantasmas” son los que llevamos dentro, y lo más difícil es cambiar la forma que tenemos de vernos a nosotros mismos.

En mi caso, lo que más me funciona es pensar que no sólo importa lo que hago, sino el “cómo lo hago”. El sentir que las tareas que desempeño cuando hago un diseño, elaboro un concepto, o incluso cuando hablo con un cliente, sirven para mejorar la vida de los demás y que la mera forma en que me enfrento a las cosas y me dirijo a la gente puede dejar un poso positivo, me ayuda a mantener una actitud de positivismo y a apasionarme con cada detalle.

Supongo que lo importante es encontrar qué es lo que cada uno quiere aportar en su vida a nivel personal a los demás, o en su trabajo o  sector y el mero hecho de prestar atención directa a intentar conseguirlo en cada paso ayudará a que la pasión se encienda para quedarse.

You may also like

Leave a comment

uno × cuatro =