marca-personal-miguel-sanz-ponunmiguelentuvida

Marca personal: de la peor mier** crecen las flores más bonitas

Hoy en día el concepto “marca personal” está en boca de todos, pero me voy a dar el lujo de explicar el asunto con mis propias palabras.

Definiendo qué es marca personal

Para empezar, la palabra “marca” es en realidad un concepto de marketing y para explicarlo siempre pongo el ejemplo de que si fueras a comprar arroz (por ejemplo) a un supermercado donde todos los envases fueran blancos, genéricos y no hubiera marcas ni identidad de producto, al ver todos los paquetes iguales en un estante, seguramente no sabrías cuál elegir.

¿Cuál es de grano largo? ¿Cuál es integral o mejor para mi digestión? ¿Porqué uno es más caro que otro? ¿Quién los fabrica? Podríamos hacernos gran cantidad de preguntas que seguramente quedarían sin responder.

Para mi la marca es el concepto que componen todos los elementos de un producto, servicio, empresa o persona que nos ayudan a entender qué es y qué aporta, y a dotarlo de una identidad diferenciadora, así como el conjunto de emociones que estos elementos desencadenan en nosotros como público o como potenciales “compradores”.

Por tanto, la marca personal sería aquella imagen que pretendo mostrar al exterior y las emociones que consiga despertar por medio de todos los elementos, medios y soportes que tengamos a nuestra disposición y que me permitan diferenciarme y distinguirme entre el resto.

Mi marca personal es explicar quién soy

Pero para saber qué contará mi marca personal y cómo hacerlo, es necesario saber quiénes somos, y para eso hay que mirarse un poco el ombligo como si lo hiciera otro. Seguro que pensarás que para buscar los aspectos más positivos de uno mismo, pero ¿y si te digo que es casi más importante que encuentres y gestiones tus peores cualidades? Así que, cuando te mires al ombligo, insiste en encontrar cosas que no gusten, o que consideres negativas.

Por si acaso alguien tiende a pensar que es perfecto, me adelanto a sentenciar que quien diga que no tiene defectos, o miente, o es ciego. En mi caso, para esto tengo buen ojo y me veo defectos por todas partes.

Bueno, quizás exagere un poco, pero es cierto que soy de ese tipo de gente a la que siempre le ha resultado más fácil ver sus defectos que sus cosas buenas, aunque gracias a el tiempo y mi afán de observación ahora me es fácil ver ambas cosas.

Como decía, todos tenemos defectos, y debes saber que conocerlos te ayudarán a la hora de construir y gestionar desde tu propia personalidad hasta la concepción o perfeccionamiento de tu marca personal o de lo que transmites a los demás, y para ello, un punto muy importante radica en hacer un completo análisis de quiénes somos y de nuestros puntos fuertes y débiles.

Dos listas donde mirarse al espejo

Cuando estén anotados, seguramente tendrás una lista (seguro que a estas alturas ya sabes lo barato y el gran recurso que puede ser apuntar las cosas en listas) con los puntos fuertes que te servirá para regodearte de lo magnífico de tus mejores atributos, los cuales deberás potenciar y no dejar de mostrar o poner en valor (pueden ser el humor, o un espíritu emprendedor, por ejemplo). Pero también tendrás una lista de defectos, que será tan amplia como te esfuerces en explorar y que se puede convertir en un saco de basura difícil de esconder bajo la alfombra.

Pero, buenas noticias, tal y como dice el post, de un buen saco de estiércol podrás hacer crecer un gran jardín de bonitas flores. ¿Cómo? Muy sencillo, dando la vuelta a tus propios defectos.

Ordenando mis defectos

El primer trabajo consiste en ver qué defectos podemos convertir en aliados y cuales no, y en este punto hay que ser un poco creativo. Por seguro que habrá descartes. Por ejemplo, si eres una persona con la que es imposible hablar y te enfadas siempre por todo, lo siento pero es hora de crear una nueva lista en la que incorporar puntos a mejorar de tu personalidad. Poco se puede adornar de esto, pero saberlo te ayudará a crecer cada día. Así, nos solo crearás una marca personal a partir de quién eres, sino que serás capaz de mejorar como persona.

Tras descartar los imposibles (a corto plazo porque a largo plazo todo se puede), te quedará el buen abono. Son los a priori defectos que pueden convertirse finalmente en los argumentos o componentes de tu marca que más te diferencien y para bien.

Haciendo crecer las flores

Pondré un ejemplo porque supongo que hará más fácil explicar este tema. Imagina que te digo que soy una persona a la que le revienta que le digan lo que tiene que hacer, te sonará a que tengo una personalidad difícil y que no me adaptaré a una estructura jerárquica o seré de trato complicado: montón de estiércol. Pero si, en cambio, lo miramos con un poco de creatividad, podría decir que en realidad lo que ocurre es que me gusta adelantarme y ser proactivo y que soy una persona altamente dinámica con ganas responsabilizarse de su trabajo y decisiones: Una bonita flor ha crecido en nuestro montón.

Otro ejemplo puede ser que no tengas estudios y que lo que hayas aprendido lo hayas hecho a través de internet o trabajando. No tener títulos con la titulitis que existe hoy en día todavía en demasiadas empresas, o la idea de que puedas no ser responsable con tu trabajo porque no te comprometiste con tus estudios puede ser otro buen montón de estiércol. Pero, ¿Y si me dices que eres autodidacta y que has sabido buscar lo que necesitabas en cada momento? Que te has hecho como persona y que sabes aprovechar los recursos a tu alcance al máximo, como para que no te frene nunca nada porque eres capaz de, de forma independiente, conseguir aquello que te propones y no te asusta aprender día a día. Flor al canto. Tu marca personal se vestirá de gala con estas flores.

Tú tienes la llave

Cuáles sean tus defectos y virtudes sólo tú lo sabrás con certeza, al igual que la mejor forma de sacarle partido a esa información estará siempre en tus manos.

Solo debes recordar, que en tu jardín siempre hay nuevas posibilidades y que, convertir el agua en vino no lo sé, pero seguro que podrás convertir tus peores cualidades en bonitas flores que te sirvan para cultivar una marca personal única y que te diferencie del resto.

You may also like

Leave a comment

seis + 16 =