ponunmiguelentuvida-talento-vs-dedicacion

Dedicación vs Talento

Eterno debate en el que parece que siempre gana el talento, que tiene lugar preferente en nuestros comentarios.

¿Qué es el talento?

Vemos a alguien que destaca especialmente en algún ámbito de la vida o el trabajo y automáticamente lo tildamos de talentoso: – ¡Vaya talento! –

Y es verdad si consideramos el talento como la capacidad para desempeñar una determinada acción o tarea, pero si lo entendemos como un don, una aptitud presente desde el nacimiento, creo que la expresión se queda coja.

Envidiando el talento de los demás

Recuerdo una anécdota que me contaba mi padre, en uno de los pocos ratos en que le dejo hablar (normalmente él es el que escucha y yo el hablador), que les ocurrió a él y a un compañero en uno de sus viajes. Este compañero por lo visto, es un auténtico crack de la gestión financiera y en su terreno, supongo que no será imprescindible, pero sí difícilmente sustituible.

Pues gracias a unas entradas regaladas, se encontraban en una zona VIP en la que coincidieron con un bajista de uno de los grupos de rock más exitosos de nuestro tiempo, a quien el compañero de mi padre aficionado a tocar el bajo admiraba enormemente. Según le vió, mordiéndose el labio y con gran envidia, dijo – ¡Lo que daría por ser tan virtuoso como este tío con el bajo! – a lo que mi padre le respondió que no tenía nada que envidiarle. Que sabiendo que tocar el bajo se le da bien (tiene talento para ello), lo único que le separaba de su ídolo eran probablemente “tan sólo” ocho o diez horas de práctica diaria (dedicación), y que en su caso, esas horas las había invertido en obtener sus conocimientos profundos en el área de las finanzas en lugar de emplearlas en perfeccionar su manejo del bajo.

Pues para mí esta historia ha sido de esas cosas que no sabe uno porqué, quedan grabadas a fuego en la mente. Desde entonces, practico la voluntad como motor para mantener mi foco y mi dedicación en lo que busco.

El talento hay que explotarlo

Creo que hay grandes talentos olvidados en la recámara de muchas personas, y gente con menos talento y más capacidad para triunfar gracias a su tremenda dedicación.

Eso sí, si me preguntas la receta para ser un auténtico virtuoso, te diré que no lo sé a ciencia cierta porque aún no he conseguido serlo en ninguna de mis facetas, pero estoy seguro de que es el producto de que los dos factores sumen en el mismo camino. Alguien con capacidad, con talento y facilidad superior a la media para alguna acción o actividad concreta, que mantenga una enfermiza dedicación sobre ella, se convertirá en un virtuoso.

Ahora, para el resto de seres vivientes, que quizás no nos hace falta ser el campeón del mundo de algo para sentirnos realizados, creo que mi recomendación es la que me hago a mi mismo a diario: mantén el foco, esfuérzate cada día en hacer lo que haces un poco mejor. Si la carrera es larga, crea metas alcanzables y emplea todas tus fuerzas en alcanzarlas. Pronto habrás conseguido llegar al final y te darás cuenta por el camino de que tu talento puede ser sólo la materia prima que la dedicación trabaja.

¿Y tú? ¿Qué opinas?  En esto del talento y la dedicación hay para todos los gustos.

You may also like

One comment

Leave a comment

1 × uno =